Mis lecturas de diciembre

¡Feliz Año a todos!

Acabamos de comenzar un nuevo año, y mientras empiezo con mis nuevas lecturas, no quiero dejar de hablaros de las que fueron mis últimas lecturas durante el mes de diciembre.

Debo decir que la gran mayoría de ellas pertenecen a series, que he disfrutado mucho, aunque unos me gustaron más que otros, como suele suceder con las sagas. Y ahora, vamos con algunas de las reseñas.

El perdón según Marcos (Norma Estrella):

«El perdón según Marcos» es una historia de redención, no solo de Marcos, sino de cada uno de los personajes que aparecen a lo largo de la novela. La historia de amor es como una melodía de fondo que va suavizando heridas del pasado, pero no considero que sea la historia central.

marcosNorma nos presenta una historia dura. Casi podría considerarla una historia «protesta», en la que se nos muestra, con dolor, el mal que puede hacer una sociedad cuando ignora los problemas, cuando mira hacia otro lado, cuando se deshumaniza… pero, al mismo tiempo, entre líneas vislumbramos destellos de esperanza con cada acto de bondad y de amor que surge entre las páginas como una flor en un desierto.

La trama se mueve constantemente entre el presente y el pasado. El pasado son las semillas de esperanza de la historia que se desarrolla en el presente. Salvador acoge en su casa y cuida de cuatro adolescentes a los que el sufrimiento ha marcado de por vida. Cada uno arrastra su propio dolor, y cada uno tiene su propia historia. El presente nos trae la de Marcos, insertada en la guerra contra el Daesh y situada en Alepo.

La ambientación es fabulosa, especialmente la de la guerra en Alepo. Con una expertas pinceladas de la mano de la autora, nos sentimos como reporteros inmersos en un mundo roto, casi escuchamos las bombas al mismo tiempo que los fuertes latidos del corazón de Marcos cada vez que se enfrenta a sus miedos y a sus pesadillas.

Marcos y Miriam, los protagonistas, son jóvenes de cuerpo pero ancianos en el espíritu. Ambos se encuentran como cooperantes en un hospital en ruinas de Alepo, y ambos descubren en el otro su otra mitad, su única esperanza.

El Marcos adolescente acumula odio y rencor en su interior, pero también tiene una gran cantidad de bondad y de instinto sobreprotector. Es un superviviente, pero tiene que aprender a perdonarse a sí mismo, porque carga con demasiada culpa dentro de su corazón. Su estancia en una zona de conflicto tiene un gran paralelismo con el momento de la vida que atraviesa en ese momento; su propio corazón es una zona de conflicto en la que luchan el amor y el miedo. Miriam, la protagonista femenina, tiene, a mi parecer, un papel un tanto secundario, y solo hacia el final de la historia alcanza cierto protagonismo saliendo al frente, quizás al mismo tiempo que sale de sí misma.

La novela tiene personajes secundarios muy potentes: Lucas, Jon, Mateo, Lena, Bárbara… Todos con historias duras y difíciles. Algunas las conoceremos en las siguientes entregas de los Evangelistas de Aranjuez, ojalá también podamos tener una historia con un bonito final para Bárbara, que tiene un gran peso en esta novela, quizás mucho más que Miriam.

Norma escribe muy bien. Tiene una gran capacidad para hacer que la historia te envuelva y quedes pronto sumergida en ella; sabe despertar sentimientos. Debo decir que he sufrido con Marcos, con Bárbara, con Salvador y con cada uno de los evangelistas, y a veces he experimentado angustia mientras leía las líneas, suavizada luego por chispas de bondad. Un estilo tan impecable y de gran madurez que es una delicia leerla.

Para siempre (Judith McNaught):

¡¡Me ha encantado esta historia!!

La ambientación es perfecta. Estamos en Inglaterra, en el siglo XIX (suponemos, porque la autora no especifica), con una joven venida de América. La diferencia entre ella, su forma de pensar, de ver las cosas, de comportarse… y los estirados ingleses, es notoria. La autora describe con maestría el submundo que forman los criados de las mansiones, los Siemprebailes, los trajes y el modo de vida, todo ello con unos buenos toques de humor que llegan, incluso, a ridiculizar las situaciones (como el fracasado duelo del que hacen gala dos miembros de la sociedad).

La trama, bien montada, me ha gustado, aunque se me ha hecho un poco largo el desarrollo en algunos momentos y hubiera preferido que acortase las partes innecesarias, como el juego de aceptación y rechazo entre los protagonistas. Me ha gustado que la autora haya reflejado no solo el pasado de ambos personajes (un pasado que afecta a su presente), sino también que nos haya permitido conocer sus sentimientos, lo que nos los hace más cercanos hasta llegar a empatizar con ellos.

Jason es marqués, hijo ilegítimo del duque de Atherton. Un hombre que ha sufrido enormemente desde niño, lo que ha condicionado su forma de pensar y de ver la vida y, sobre todo, el amor. Lleva impresa en su interior la convicción de que es indigno de ser amado y, a pesar de todo, hay una chispa de esperanza que se mantiene dentro de él y que será, finalmente, el que le permita conocer el verdadero amor. Pero mientras se produce el milagro, su carácter tiende a ser cínico, arrogante y explosivo, y hasta se permite ser maleducado. Tiene ciertos comportamientos que, para nuestra mentalidad moderna, pueden parecer violentos y machistas, pero que son adecuados a la época (aunque no comprensibles). El cambio en él se va operando poco a poco, y es precioso de ver la evolución.

Victoria es joven, muy joven, y eso se nota en su modo de enfrentarse a las diversas situaciones, especialmente en lo que se refiere al trato con Jason. A pesar de todo, se nota su disposición luchadora, el hecho de haberse criado en un país muy distinto de Inglaterra, con más libertad de expresión. Ella también va cambiando a lo largo de la historia, madurando y comprendiendo sus propios sentimientos. Sin embargo, es fuente de demasiados malentendidos y malinterpretaciones de palabras y gestos que provocan que, a veces, la historia parezca estar girando sobre sí misma.

El estilo de la autora me ha encantado, es elegante, fluido y muy ameno. Sabe provocar con las palabras, despertando sentimientos de empatía con los personajes y de conmiseración. Estoy segura de que seguiré leyéndola.

Un mes para seducir a una dama (Minstrel Valley 6) (Diane Howards):

Una preciosa historia con la dulzura y pasión del primer amor.

Volvemos a Minstrel Valley, con sus leyendas, sus gentes, su Escuela de Señoritas y sus historias… aunque en esta ocasión nos centramos en una de las alumnas y en el sobrino de Dunhcan, el criador de caballos. La ambientación es perfecta y, como siempre, nos sumerge de lleno en ese pequeño pueblo con sus actividades cotidianas y sus cotilleos.

seducirLa trama es sencilla, con un enamoramiento casi instantáneo, pero cuya historia de amor se va desarrollando lentamente. El falso enamoramiento, o, casi diría, el enamoramiento infantil o adolescente -ese que casi todas sufrimos cuando tenemos un guapo profesor en el colegio-, para pasar luego a descubrir lo que es el verdadero amor.

Becca es joven y creo que, más que del profesor, está enamorada del amor, de lo que cree sentir y de lo que imagina que puede sentir, y por ese motivo no es capaz de ver lo que hay a su alrededor, ni siquiera el verdadero amor cuando se le presenta. Pero no es una cabeza hueca, y aunque los acontecimientos terminarán por causarle dolor, también será capaz de mirar más allá de ellos y descubrir que la vida le ofrece otra oportunidad. Me ha encantado por su sencillez, por esa candidez que tiene el primer amor, sin que la vida te haya vapuleado todavía; además, no es la típica señorita remilgada que se aferra a las normas ni a lo que tiene que ser.

Patrick es un pícaro, un joven dispuesto a comerse el mundo y a disfrutar de la vida, como cualquier joven de su edad, pero el amor lo golpea en el mismo centro del corazón. Y aunque pueda parecer un enamoramiento apresurado, este se irá fortaleciendo poco a poco, e irá madurando.

Me ha encantado cómo la autora ha sabido plasmar la diferencia de edades que se aprecian en los personajes (por ejemplo entre Dunhcan y su sobrino) tanto por su forma de hablar como por la de comportarse, y la relación tan bonita de amistad que ha plasmado entre las chicas, dispuestas a todo por su amiga. Su estilo es ágil y fluido, y eso nos permite apreciar que estamos ante una novela de protagonistas más juveniles, donde prima la historia de amor entre los jóvenes sobre cualquier otra realidad del pueblo, ya sea leyenda o problema más serio.

Como siempre, me ha encantado volver a Minstrel Valley y a la variedad de personajes que lo habitan.

Un lugar para soñar (Virgin River 1) (Robyn Carr):

¡¡Pues me he enamorado de Virgin River!!

Me encanta la ambientación, y es que me fascinan esos pequeños pueblos americanos en los que parece que el tiempo se ha detenido y todo se mantiene rústico, natural…, donde la gente se conoce y se ayudan unos a otros. Virgin River está muy bien descrito. En esta primera entrega de la serie, la autora nos presenta el pueblo y sus habitantes, y nos hacemos una idea bastante clara de lo que significa vivir allí, casi en medio de la nada. virgin1¿Qué pinta entonces una enfermera de Los Ángeles, a la que le gusta la ropa cara y las comodidades, en Virgin River?

La trama, desarrollada en torno a la historia de amor de Jack y Mel, es muy sencilla, basada en la vivencia del día a día en un pueblo remoto de las montañas, lo que nos permite casi respirar el aroma a pino y meternos en la cotidianidad de los personajes. Me ha gustado ver que no todo es disfrutar de tranquilidad y un paisaje bucólico. La autora ha introducido episodios difíciles y duros, como las mujeres que dan a luz sin apenas recursos tecnológicos y médicos. No dudo de que hay mujeres así, fuertes, supervivientes, y me parecen admirables.

Poco a poco, a través de la lectura, vamos conociendo casi a todos los habitantes del pueblo, entre los que destaca Jack. Me ha encantado de él que es un hombre maduro, de cuarenta años, al que de repente se le presenta el amor en la puerta de su bar.

Jack es un ex-marine, un hombre duro y tierno, un hombre que parece buscar su propia redención ayudando a todo el mundo. Es un personaje estupendo, y enseguida se hace querer. A pesar de que se siente atraído por Mel desde el primer instante, su historia de amor avanza lentamente, porque sabe tener paciencia. Es precioso ver cómo lo único que realmente desea es que Mel sea feliz, aunque sea a costa de sí mismo.

Cuando aparece Melinda en Virgin River, no le das ni una hora en el pueblo. Sus quejas constantes, el contraste de su estilo de vida con aquello que se encuentra en el lugar, su propia historia personal… todo te hace pensar que se rendirá enseguida. Sin embargo, la vemos crecer a lo largo de la historia. No es solo que el ambiente tranquilo hace que ella misma se serene, es que vamos descubriendo en ella una mujer mucho más fuerte de lo que parecía al principio, con más carácter, más decidida. Me ha gustado también ver cómo se va abriendo a un nuevo amor después de su viudez, porque el corazón humano tiene una gran capacidad de amar, y aunque nos duela perder a un ser querido, eso no significa que el amor se agote ahí.

La autora tiene un estilo ligero, fluido, sin descripciones profundas que rompan el ritmo narrativo, y con diálogos a veces chispeantes, a veces profundos, que nos permiten conocer bien a los personajes, tanto a los principales como a los secundarios, que son también maravillosos. En suma, me ha gustado el inicio de esta serie y estoy deseando conocer qué más posibilidades puede ofrecer este encantador pueblecito.

Un lugar para amar (Virgin River 2) (Robyn Carr):

Este libro me ha provocado sentimientos encontrados, porque más que tratarse de la historia de amor de una pareja (tal y como señala el argumento), es la historia de todo un pueblo.

Nos encontramos en Virgin River, un pueblo que parece abandonado de la mano de Dios, perdido en medio de las montañas. Con respecto a la primera novela, el pueblo parece haber mejorado un poco, y supongo que a lo largo de las siguientes novelas podremos virgin2ver la evolución del pueblo como si no fuera solo un escenario, sino un protagonista más.

En la historia se mezclan varias tramas: la historia de amor de Predicador y Paige, y dos historias más que enlazan con el primer volumen de la serie, la historia de Rick y Liz, y el nacimiento del primer hijo de Jack y Mel. Al mismo tiempo, se introducen secundarios de bastante peso que anticipan la próxima historia. Al final todo se convierte en un batiburrillo de personas y situaciones que, por una parte, te hacen sentirte parte del pueblo, como si el lector estuviese realmente allí dentro, pero, por otra parte, desluce la historia de Predicador y Paige, que va perdiendo fuerza y brillo.

En cuanto a los protagonistas, creo que a Predicador se le podría haber sacado más partido como personaje. Se le representa como un enorme oso de peluche, con un corazón tierno, una timidez encantadora y una autoestima baja; pero me da la sensación de que no evoluciona a lo largo de la novela, que simplemente se dedica a esperar o que actúa cuando se lo indican, sin mayor relevancia.

Paige es una mujer que ha sufrido mucho a causa de un marido maltratador y vive asustada, un estado que arrastrará a lo largo de toda la historia a pesar de tener junto a ella a un hombre grande, fuerte e intimidante, como Predicador.

Debo reconocer que me ha gustado mucho más el desarrollo de la historia de Rick y Liz (dulcemente triste) y poder ver la continuación de la historia de Jack y Mel. En el fondo, es como sentarte ante el televisor y ver un nuevo episodio de tu serie favorita, donde se entrecruzan todas las historias y los personajes.

Le seguiré dando una oportunidad, aunque creo que la leeré con más lentitud, pues no es de esas historias que te enganchan y necesitas saber qué viene a continuación, más bien es de esas para leer cuando no tienes nada que hacer y deseas entretenerte mientras conoces las peripecias y vida de los personajes que pasan y se quedan en Virgin River.

Un auténtico príncipe (Altos, Oscuros y Peligrosos 1) (Suzanne Brockmann):

Me ha gustado, aunque más que la historia en sí, ha sido la importancia del protagonista masculino la que me ha fascinado.

Por más que la trama se desarrolle a partir de un intento de asesinato de un príncipe y su consecuente protección a cargo de los Navy Seal, no puedo dejar de verla como un moderno cuento de Cenicienta, en realidad, de Ceniciento. La historia no llega a tener la seriedad correspondiente a ese tipo de novelas en las que participan cuerpos policiales, con atentados, asesinatos, y esas cosas. Más bien, es un telón de fondo para la historia de amor de los protagonistas, proporcionando una excusa y una ocasión.

La ambientación está bien documentada, sobre todo lo que respecta a los Navy Seal, aunque a veces la autora peca de un exceso de información que no es relevante para la principehistoria en sí. De todas formas, me ha encantado conocer el modo de trabajar de este cuerpo de fuerzas especiales, y me ha parecido muy meritorio su trabajo. Hay, por otro lado, exceso de presentación de personajes, con sus nombres y apellidos, lo que me ha creado, en ocasiones, una sensación de caos. A pesar de todo, creo que este caos favorece de alguna manera a la historia, ya que te da la sensación de que entre tanta gente metiendo baza en la situación parece más fácil que todo explote en algún momento, y que el asesinato que se quiere perpetrar, se consume.

Y ahora, no puedo dejar de hablaros de Joe. No solo es el protagonista masculino de la historia, sino que es también el que lleva el peso de los sentimientos de la pareja, lo que me ha parecido precioso, pues en la mayoría de las novelas románticas que he leído, son ellas las que sufren, tienen miedo, luchan, tienen dudas… todo aquello que construye una historia. Aquí es Joe. Joe que es un Navy Seal, alto, fuerte, atractivo, seguro en la acción… y un hombre inseguro en el campo emocional y en la autoestima. La vida y la gente se encargó de hacerle ver que no valía para nada, hasta que un hombre, solo uno, creyó en él, y eso lo cambió todo. Sin embargo, en su fuero interno sigue viéndose como alguien que no vale la pena amar, sobre todo si de quien espera amor es una niña rica, casi una princesa.

Joe no es ningún chulo arrogante, y la autora ha sabido presentarlo con toda su vulnerabilidad, pero sin desmerecer como personaje. Son sus dudas y sus miedos los que mueven la relación, y mientras Verónica se va enamorando de él, el lector también, por su forma de tratarla, por el cariñoso apodo que le pone, por su delicadeza y ternura, y por el respeto que le profesa. Al mismo tiempo que la pasión entre ambos es intensa, siempre conociendo lo que él va sintiendo en todo momento.

Verónica es la mujer perfecta para Joe, a pesar de lo diferentes que son. Me ha gustado que no es una mujer pusilánime, y lo manifiesta en varias ocasiones difíciles en las que no se esconde, sino que las enfrenta con valor.

La autora escribe muy bien, con un estilo ágil y fluido. Me ha parecido un gran acierto el hecho de que haya hecho que Joe use el lenguaje propio de un obrero de Nueva York, lo que remarca aún más la diferencia con Verónica y con el mundo de la realeza en el que está a punto de entrar. Y, puesto que nos deja conocer, ya desde este primer libro, a algunos de los Seals que trabajan con Joe, con nombres que parecen encerrar grandes historias (Cowboy, Blue, Harvard…), estoy segura que seguiré buceando en este mundo nuevo y desconocido de los Navy Seals.

El mismo amor (Altos, Oscuros y Peligrosos 2) (Suzanne Brockmann):

«El héroe sólo podía ser idolatrado, pero al hombre podía amarlo».

Una historia ambientada en un pequeño pueblo estadounidense en el que los prejuicios ocupan un gran espacio. Aunque la autora nos presenta la historia de Blue, uno de los Seals, en esta ocasión no hay gran presencia del equipo, como en la primera, y se deja sentir. Sin embargo, me he encontrado leyendo y preguntándome si Lucy no podría entrar en los Seals, dado su carácter y su fuerza de espíritu y de voluntad, su enorme capacidad de confiar en el otro y de luchar por lo que quiere. Aunque después de la descripción de la autora sobre la Semana Infernal…

mismo amorLa trama gira entorno al asesinato del hermanastro de Blue y la acusación que este recibe como autor del crimen. No hay grandes giros en la trama ni sorpresas, quizás las sospechas de quién puede haber sido son casi evidentes, aunque desconozcamos el motivo. Sin embargo, la autora la utiliza para darnos a conocer a los dos protagonistas, sus inquietudes, sus miedos, sus caracteres y sus historias, y a forjar un lazo de confianza y de amistad que tendrá que sobrevivir a los continuos embates de la vida y de la situación que atraviesan.

Tanto Blue como Lucy me han encantado como personajes, pero, sobre todo, me ha gustado su historia de amor, cociéndose a fuego lento, tirando muros de ideas preconcebidas, de sueños idealistas. Porque es verdad que Blue es un héroe, pero también es un hombre, con sus virtudes y defectos, aunque sea más difícil amar al hombre que idolatrar al héroe.

Blue no hace aquí demasiado alarde de sus habilidades como Seal, al contrario, parece revelarnos sus miedos, su incapacidad para salir de la situación en la que se encuentra, y de la que es salvado por una mujer. Pero también se revela como un hombre tierno, dulce y respetuoso.

Lucy es fuerte, decidida y brutalmente sincera. No hay artificio alguno en ella y, sin embargo, no pierde su femineidad. Esto es algo que me ha encantado de ella. La vida le ofrece una segunda oportunidad cuando Blue vuelve al pueblo, y no duda en aprovecharla, a pesar de sus propias dudas y miedos. Se enamora poco a poco, pero no se acobarda ante ese amor cuando lo reconoce, y es capaz de arriesgarlo todo por el hombre al que ama.

Estoy deseando conocer las historias del resto del equipo de Seals, porque estos hombres duros y tiernos, que se enfrentan a situaciones difíciles, parecen solitarios y necesitados de amor, de la mano suave y fuerte de una caricia femenina.

Otra forma de amar (Altos, Oscuros y Peligrosos 3) (Suzanne Brockmann):

Una historia emotiva y preciosa que nos enseña el poder de la confianza en uno mismo. El verdadero amor no es solo confiar en el otro, sino también, enseñarle a confiar en sí mismo.

Realmente, la ambientación -fuera de la primera novela que aportaba mucha información sobre los Seal- no tiene un gran peso en la novela. Sabemos que estamos en un pequeño pueblo, al lado de la playa, pero poco más. Se repite algo de información sobre los Seal, pero solo por el hecho de que son recuerdos y vivencias del protagonista.

forma de amarLa trama está centrada en Alan Francisco, Frisco, en la evolución de sus pensamientos y sentimientos tras haber sido herido en una de las operaciones militares. Nos muestra la fuerza de los pensamientos negativos, que son capaces de hundirnos si no estamos dispuestos a luchar por ellos, pero también, que necesitamos una razón poderosa para querer luchar.

Frisco tiene la rodilla destrozada, y le va a ser imposible volver al servicio activo como Seal. Para él, este cuerpo es su vida, por lo que, tras ser enviado a casa, se hunde. En el fondo, no es capaz de aceptar la realidad, porque para él eso significaría que ya no es nadie, sobre todo, que no es nadie digno. La historia nos va llevando a través de su lucha interna, en la que aparecen, como un rayo de esperanza, Natasha, su sobrina, y Mia, una joven vecina por la que enseguida se siente atraído. La fuerza de voluntad y el control que tenía de sí mismo como Seal es lo que necesita Frisco en esos momentos para afrontar sus demonios.

Me ha impresionado su lucha personal, esos pensamientos negativos que lo iban hundiendo y que tan parecidos son, tantas veces, a los que tenemos el resto de los mortales. Duele verlo llegar a la aceptación de que su discapacidad física, y las lágrimas que derrama con angustia. La autora no se centra en sus fortalezas -que como Seal ya las conocemos, de alguna manera-, sino en sus debilidades, y por eso Frisco se nos hace cercano y nos enamora. Además, la ternura y el amor hacia su sobrina, son extraordinarios.

Mía es una joven optimista y alegre, luchadora, fuerte y sensual. Me ha gustado mucho su saber estar en cada momento, tratando de ayudar a Frisco no con la compasión, sino con la fortaleza y la confianza; y me ha gustado su historia de amor, que va más allá de lo físico, porque sabe mirar en el fondo del alma de Frisco y amarlo tal y como es.

Ambos protagonistas aprenden mucho a lo largo de la historia: que a veces es necesario saber pedir ayuda; que es mejor amar que compadecerse; que si no podemos hacer ciertas cosas, hay muchas otras que sí podemos; que no estamos solos; que los buenos momentos cuentan mucho; y que por amor se pueden hacer grandes sacrificios.

La autora ha sabido centrarse en los sentimientos de los personajes a través de sencillas situaciones cotidianas como hacer la compra o una sencilla enfermedad de una niña, dejando hasta el final algo de acción que nos permite ver de nuevo a todo el Escuadrón Alfa reunido para que Frisco sea capaz de encontrar de nuevo su lugar entre sus amigos.

 

He disfrutado mucho de mis lecturas. Espero que si alguna os llama la atención y os animáis a leerla, también la disfrutéis mucho.

¡Buena lectura!

 

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: