Los Bridgerton

Hace poco se ha revelado que habrá una segunda parte de la serie Los Bridgerton, que tanto ha triunfado en Netflix recientemente. Si bien la vi, porque me había leído los libros y deseaba ver el resultado de la adaptación, no terminó de gustarme del todo. La encontré entretenida, con una ambientación visual extraordinaria, pero los personajes no terminaron de convencerme -a pesar de la apostura de Simon, duque de Hastings- porque me parece que difieren mucho de los que conocí en los libros. Comparándolos, tengo la sensación de que salen perdiendo los primeros, mucho mejor definidos en las novelas de Julia Quinn. Y lo mismo podría decir de la trama.

Por eso, he querido compartir mis impresiones sobre las novelas que forman la saga, tal y como las escribí cuando conocí los libros de la autora.

1. El duque y yo:

Simon se lleva un pedacito de mi corazón.

Ambientada en la Inglaterra aristocrática, puede que el argumento sea sencillo (muy parecido al de otras novelas de época) y la trama no tenga nada destacable en su desarrollo, pero los personajes suplen esta aparente carencia con creces capturándote el corazón desde el primer momento de la historia.

Los protagonistas son Simon, duque de Hastings, y Daphne, la cuarta hija de una caterva de ocho. No hay en Simon trazas de esa clásica arrogancia de la que se suele investir a los protagonistas masculinos de las novelas románticas. Simon es Simon, un hombre que se ha hecho a sí mismo, noble de corazón, generoso, atractivo, con un humor fino, y capaz de humillarse por amor. Daphne es atrevida en medio de su inocencia y candidez, alegre, con una gran capacidad de amor y de comprensión; una mujer no atada a las normas de la sociedad.

El amor entre ellos parece inevitable, pero la herida todavía sangra en el corazón de Simon, lo que le impide abrirse realmente al amor. Esta historia, impregnada de sentimientos, te hace reír, llorar, emocionarte y sufrir.

Los personajes secundarios, la familia de Daphne, son maravillosos, especialmente Violet, la madre. Aportan a la historia momentos de ternura, cuando ves el amor y la lealtad entre los hermanos, y la preocupación y el amor de Violet por sus hijos; pero también momentos de humor.

El estilo de la autora es ágil, muy ameno, plagado de toques de ironía, como los encabezados de cada capítulo con las noticias de la revista de Lady Whistledown, pero, sobre todo, es un estilo que te va envolviendo sumergiéndote en los sentimientos de los personajes y hace que te enganches, no solo a este libro, sino a toda la familia Bridgerton!!

Sinceramente, me ha encantado y lo he disfrutado mucho. Espero conocer pronto la historia del resto de los miembros de la familia, especialmente de Anthony y de Colin!!

2. El vizconde que me amó:

Una historia maravillosa!! Hacía tiempo que no leía una de esas novelas que te «obligan» a leer un capítulo más aunque sean las dos y media de la mañana…

La trama se desarrolla de forma amena entre situaciones cómicas y momentos dramáticos; pero si algo me ha llamado la atención ha sido cómo la autora nos presenta la historia de amor. Cuando estudié la materia de Psicología de la pareja, nos explicaron el proceso que va del enamoramiento al amor. Por desgracia los escritores (y me incluyo entre ellos), a veces obviamos este proceso y saltamos directamente a un amor apasionado entre los protagonistas que, quizás, resta credibilidad por parecer poco natural. Por eso me ha fascinado ver ese proceso reflejado en esta historia, los pasos que van dando Kate y Anthony hasta llegar al amor.

Los protagonistas son Kate, una joven bastante normalita -lo cual debo decir que me ha encantado-, defensora a ultranza de su hermana, la belleza de la temporada; y Anthony, que te conquista desde el primer momento, no tanto por su apostura, sino por ese humor chispeante y esa devoción familiar que tan ajena era en ese tiempo como en el nuestro. Ninguno de los dos es perfecto, tienen su carácter y sus miedos profundos, y si bien estos últimos pueden parecer ridículos al principio, ocultan algo mucho más profundo que hace que esta historia lleve al lector a reflexionar sobre ciertos aspectos de la vida que a veces nos cuesta afrontar.

La relación entre Kate y Anthony me ha parecido preciosa, sobre todo porque cuenta con un elemento que pocas veces he encontrado en las novelas románticas. Normalmente vemos antagonismo, química, deseo, pasión… «El Vizconde que me amó» tiene todo eso y algo más: ternura. La ternura aparece en las miradas, en las palabras, en pequeños detalles, en la forma de amarse… y hace que te derritas de amor por los personajes.

El estilo desenfadado de la autora, capaz de combinar el marco apropiado de la época victoriana con un humor fino y una elegante ironía, hace que leer esta novela se convierta en una gozada que se disfruta en cada página y con cada comentario de los personajes, incluidos Colin, Benedict y Violet.

En resumen, una novela que recomiendo al 100%

3. Te doy mi corazón

Una historia preciosa basada, de alguna forma, en el cuento de Cenicienta.

La trama evoluciona de forma sencilla, sin más complicaciones que la historia de amor entre los protagonistas que, desde el principio, se sienten atraídos el uno por el otro, aunque los separe la barrera -infranqueable para la sociedad londinense de la época- de la clase social. Esta sencillez de la trama hace que te centres más en los personajes, en lo que sienten y piensan; pero tampoco ellos son demasiado complicados.

Los protagonistas son Benedict, el segundo de los Bridgerton, y Sophie. En muchas de las ocasiones en las que habla Benedict, la autora apunta «le dijo dulcemente», y quizás esta es la expresión que mejor se le aplica al protagonista masculino: es un hombre dulce, tierno, de una gran sensibilidad. Eso me ha gustado mucho, porque se sale un poco de los estereotipos más marcados en esta clase de novelas. Sophie, por otra parte, es fuerte, a pesar de su vulnerabilidad, y decidida, con principios firmes. El chispazo de amor que surge entre ellos a primera vista, es de cuento de hadas, cierto, pero no por eso menos bonito, aunque quizás sí menos veraz.

Quizás, el personaje que más me ha gustado de esta historia, sea Violet, la madre. No solo por el amor que sigue profesando a su difunto esposo, sino, sobre todo, por el amor que tiene a sus hijos, que la vuelve capaz de transgredir todas las normas sociales con tal de que sean felices. Me encanta y, además, es toda una dama. La familia en general, sale muy favorecida, te hacen sentir envidia; y a pesar de estar bastante alejada de los cánones de comportamiento de la época, ni siquiera te cuestionas la anacronía al leerlo, porque desde las primeras páginas ya te han robado el corazón.

El estilo de la autora, como en las otras novelas de la serie, es fluido y elegante. Quizás en este he echado de menos un poco esa fina ironía que se filtraba en los comentarios, en los pensamientos y acciones de los protagonistas, pero es que esta historia tenía que derrochar dulzura.

Sigue presente el misterio de Lady Whistledown, y, como algunas lenguas han sugerido, yo también creo que es alguien de la familia Bridgerton… ya se verá. 

4. Seduciendo a Mr. Bridgerton

Antes que nada, debo decir que me he enamorado de Colin!! Es el personaje más perfecto en su imperfección que he encontrado en una novela romántica.

La historia me pareció simplemente encantadora. La trama se va desarrollando con fluidez, con sus mesetas de tranquilidad y sus picos de tensión, además de alguna que otra sorpresa. Me encanta el estilo irónico de la autora, su fino sentido del humor que da chispa al relato y hace que te enganches no solo a la historia, también a los personajes.

Los protagonistas, ¡los he amado! Me encanta Penélope, porque rompe con los cánones tradicionales de las protagonistas femeninas de las novelas románticas (algo que ya hizo Lisa Keyplass en su serie «Las florero»). No es guapa, no es popular, no es ni siquiera una jovencita, pero lo que hace que la quieras es esa lealtad absoluta al amor de su vida. No es una tonta romántica, aunque tiene sueños, pero es realista, y eso la dota de un carácter maduro que se refleja a lo largo de la historia.

Colin, por su parte, me ha fascinado como personaje. No se trata solo de su personalidad, que está muy bien perfilada, y del encanto que derrocha en cada una de las escenas en las que aparece; es, sobre todo, ese viaje interior que realiza a lo largo de la historia, encontrándose a sí mismo, conociendo sus defectos e imperfecciones, descubriendo el amor que siente por alguien a quien ha conocido prácticamente toda su vida. Me ha gustado mucho cómo la autora se ha enfocado más en el amor romántico que Colin siente por Penélope, que en la pasión y el deseo (que también los hay), porque al leerlo te hacía desear tener un hombre así, que te ame con esa incondicionalidad, que te mire con esa ternura, como si cada día te descubriese por primera vez… En fin, que me ha hecho suspirar en muchas ocasiones.

Julia Quinn ha vuelto en esta novela al estilo de los primeros libros de la serie, el de Daphne y el de Anthony, lo que es de agradecer. Un estilo ligero, humorístico y tierno, que seduce al lector.

En definitiva, una novela que he disfrutado enormemente!! 

Bueno, hasta aquí la primera parte. Por supuesto, si os gusta el romance histórico, os animo a que leáis los libros. Encontraréis humor fino, buenos diálogos y mucho amor.

¡Buena lectura!

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: